• Jaime González Gasque

COVID-19 y la era de la conveniencia


Parece haber pocas dudas de que la pandemia de COVID-19 ha provocado un aumento del interés en los pagos biométricos; un estudio realizado en noviembre de 2020 encontró que el 59 % de los consumidores estaría dispuesto a pagar tarifas mensuales adicionales si su banco ofreciera opciones de pago biométrico.


Las ventajas de pagar sin hacer contacto físico, ya sea con tarjetas o en efectivo, tiene un atractivo definitivo en términos de higiene. Aunque tiene reservas sobre cuánto se ha visto afectada la tecnología de reconocimiento de voz en particular, Tomar está seguro de que la demanda de biometría solo está aumentando. “Esto se debe a tres razones principales: una mayor demanda de métodos de identificación más precisos o multimodales, una mejora general en las capacidades y precisión de las tecnologías de inteligencia artificial (IA) y facilidad de uso.


Para la biometría de voz, la fricción entre la adopción y la experiencia del usuario es casi nula”, afirma. De hecho, en comparación con recordar una contraseña o ingresar un número PIN, la biometría representa una alternativa prácticamente perfecta que también es potencialmente más inclusiva. “Una vez que alguien configura FaceByFace, las transacciones son POS autorizadas y no necesitan un dispositivo”, afirma Conti-Vecchi. Este es un detalle importante para los mercados emergentes, particularmente en los mercados MEA y APAC, donde la democratización de las capacidades de pago sigue siendo un proyecto en curso para los FSI en conjunto. “Ya estamos generando mucho interés entre las empresas de Oriente Medio, y las inversiones a gran escala como las que Alipay prometió recientemente (420 millones de dólares en un período de tres años) demuestran que existe un mercado creciente para el reconocimiento facial”. De hecho, Juniper Research predice que la biometría se utilizará para autenticar $2 billones de ventas globales para 2023, 17 veces más que la cifra de $124 mil millones de 2018.


Los siete beneficios de los pagos biométricos de Thales.

  1. Sin PIN para recordar

  2. Sin límite de gasto

  3. Seguridad añadida

  4. Menos requisitos para ingresar

  5. Los clientes lo prefieren

  6. Incorporación más rápida


Seguridad en una sociedad sin efectivo


Además de la comodidad y la inclusión, la biometría también tiene la ventaja de ser una forma de identificación mucho más segura. Después de todo, es mucho más difícil robar las credenciales de alguien cuando ellos mismos son la encarnación de la seguridad. Sin embargo, esto no quiere decir que no haya riesgos. En 2015, el gobierno de los EE. UU. fue pirateado y se robaron las huellas dactilares de 5,6 millones de empleados federales. Si bien las formas ordinarias de autenticación pueden simplemente cambiarse si se ven comprometidas de manera similar, los consumidores no pueden alterar su voz o rostro de manera viable. A pesar de esto, la presión debe estar en el desarrollo de la ciberseguridad que pueda abordar adecuadamente estos problemas en lugar de descartar la biometría de plano. ¿La razón? La creciente viabilidad de las sociedades sin efectivo. “El dinero físico (billetes, monedas y cheques) ha dejado de ser útil”, dice Tomar. Sobre la base de la inclusión de las nuevas estructuras de pago en MEA y APAC mencionadas por Conti-Vecchi, señala que los países en desarrollo están liderando el abandono del efectivo. “Quizás el mejor ejemplo es M-Pesa, que se ha convertido en el sistema de pago más utilizado en muchos países de África. Algunos de los países más grandes (por población) del mundo, como India y China, ya han logrado grandes avances en los sistemas de pago digital”.


De hecho, la Interfaz de Pagos Unificados (UPI) del Gobierno de la India ha permitido a los desarrolladores de aplicaciones facilitar tanto el código QR como las transacciones transfronterizas sin problemas. El éxito de estos programas en Asia, sugiere Tomar, en última instancia indicará cuán "sin efectivo" podría ser el futuro inmediato. “Muchos lugares ya ni siquiera esperan efectivo. En China, incluso puede recibir una multa por cruzar imprudentemente en WeChat”. En comparación, Conti-Vecchi es más conservador en sus puntos de vista sobre la inminente obsolescencia del efectivo: “Nunca desaparecerá mientras una persona todavía necesite usarlo; el efectivo siempre será relevante”. De hecho, la continuidad del efectivo, al menos a corto plazo, parece sensata, ya que los problemas técnicos comunes aún pueden dificultar el uso de la biometría, es decir, usar una máscara facial durante la pandemia o humectante en la punta de los dedos. Sin embargo, Conti-Vecchi no puede negar que ya está en marcha un cambio general hacia los pagos digitales y que la tecnología biométrica está jugando un papel importante. Otro informe de Juniper Research estimó que 600 millones de dispositivos móviles estarían equipados con autenticación biométrica para 2021, mientras que Mercator pronostica que el 66 % de los propietarios de teléfonos inteligentes usarán biometría para 2024 (un aumento del 15 % desde 2020).


Sintetizando pagos


Por lo tanto, si bien puede ser prematuro suponer que todas las demás formas de seguridad y transacciones serán reemplazadas de inmediato por la biometría, parece evidente que el comercio moderno sería negligente si no las incluyera.Esto se expresa perfectamente en la Directiva de servicios de pago 2 (PSD2) de la UE, que establece que la seguridad financiera ideal debe presentar al menos dos de tres autenticadores:

  • Algo que el cliente sabe: una contraseña o PIN

  • Algo que tiene el cliente: un dispositivo o tarjeta de pago

  • Algo que el cliente es: Voz, cara, huellas dactilares, etc.

A medida que continúa el viaje del desarrollo de la biometría, parece lógico concluir que la experiencia del cliente perfecta que brindan los hace ideales para las experiencias comerciales del siglo XXI.“La tecnología mejora día a día”, concluye Tomar.“Las innovaciones actuales en edge-AI insinúan un cambio en el ecosistema donde la biometría podría ejecutarse completamente fuera de línea en dispositivos pequeños y de bajo consumo en lugar de servidores en la nube.Es muy probable que esto conduzca a nuevas aplicaciones y casos de uso de transacciones financieras basadas en biometría que se ejecutan directamente en los dispositivos personales de los usuarios”.


Por: La Revista FinTech

1 view