• Jaime González Gasque

Transformación Digital en 2022


Los ecosistemas conectados encontrarán su equilibrio a medida que prolifere el comercio integrado.


Los consumidores quieren vivir en una economía conectada, como lo demuestra consistentemente el estudio PYMNTS de aproximadamente sesenta mil consumidores durante los últimos 22 meses. La transformación digital de casi todos los aspectos de su vida cotidiana los ha hecho más, no menos, cómodos al realizar transacciones digitales a medida que avanzan en su día a día: cómo compran, cómo pagan, dónde y cómo compran y comen sus alimentos. , cómo viven y trabajan, cómo se comunican con los demás, qué hacen para divertirse y mantenerse saludables.


Cada vez más, los puntos finales digitales que se han convertido en el punto de partida del consumidor para esas actividades les han brindado más opciones, más cosas para comprar, más servicios para considerar, más opciones sobre cómo pagar y cómo acceder a lo que acaban de comprar. Los productos se están convirtiendo en plataformas. Las plataformas se están convirtiendo en ecosistemas robustos. Los ecosistemas se están conectando con productos y plataformas para captar más la atención y el gasto de los consumidores. Los pagos son el tejido conectivo que convierte el compromiso en una experiencia comercial.


Una gran cantidad de facilitadores externos eliminan las restricciones logísticas y de movilidad para mantener esas interacciones fluidas y dinámicas para las partes interesadas del ecosistema. En 2021, observamos los comienzos de cómo los consumidores quieren vivir en esta economía verdaderamente conectada: qué servicios y capacidades quieren, cómo ven su evolución. Vemos un grupo pequeño pero creciente de consumidores que lo quieren todo, muchos de los cuales también poseen una docena de dispositivos conectados para brindar una transición fluida en todos los lugares y canales en los que desean acceder a ese ecosistema. También vemos consumidores que quieren que los ecosistemas agreguen la información que necesitan para tomar decisiones, obtener acuerdos, contratar contratistas y salir a comer.


Vemos a aquellos que anhelan un lugar simple para almacenar y administrar su dinero, pagar sus facturas y ahorrar. Independientemente de cómo estos grupos de consumidores vean el valor de un ecosistema conectado, cada uno está motivado por la simplicidad de un solo lugar que hace que sea fácil (y, en su opinión, seguro) administrar lo que alguna vez fueron una multitud de aplicaciones separadas. Su deseo crea una base para que los ecosistemas conectados vayan mucho más allá de integrar los pagos en estas interacciones, sino que incorporen el comercio en ellas. ¿En quién confía el consumidor para hacer eso? Ese es uno de los detalles muy importantes que veremos surgir en 2022.


Que sigue.


La semana pasada, un colega me deseó un Feliz 2020 II, un cínico guiño a cómo ha comenzado el año. Es cierto que fue una semana con sus desafíos al estilo 2020. Los pacientes de COVID sobrecargaron los hospitales. Las empresas que necesitan personas para realizar un servicio (aerolíneas, proveedores de atención médica, restaurantes, tiendas minoristas) se vieron obligadas a reducir o cancelar los servicios porque alrededor de cinco millones de personas estaban enfermas con COVID. Las empresas se retiraron de los eventos físicos y relajaron los edictos de regreso al trabajo. Las escuelas lucharon con si abrir o volver al aprendizaje remoto. Muchos ejecutivos están en bloqueos de viaje en toda la empresa o autoimpuestos. Sí, esta segunda semana del nuevo año tiene al mundo todavía en medio de lidiar con la pandemia global. El cambio digital que vimos encenderse en 2020 sigue vivo y bien y se está moviendo aún más rápido. Sin embargo, lo que es diferente es que las rutinas a las que una vez esperábamos volver en unos pocos meses en marzo de 2020 ahora son parte de nuestra historia, para aprender de ellas, pero no necesariamente para repetirlas. No porque no podamos, sino porque no queremos. Este año, 2022, estamos como un mundo asombrado por la resiliencia de los innovadores en toda la economía conectada que vieron los aspectos positivos dentro de la oscuridad de 2020 y trabajaron incansablemente para hacer que la forma en que vivimos nuestra vida cotidiana sea mejor y más segura y más fácil de navegar. Hicieron posible que todos experimentaran su propia transformación digital, desde mamá y papá hasta las multinacionales. Muchas de las tendencias que he presentado son audaces, no exentas de controversia, incluso un poco difíciles de digerir.



By Karen Webster

3 views