• Jaime González Gasque

Sociedad sin efectivo: el futuro de los pagos digitales


Muchos ven el futuro del dinero como un paraíso digital. Un mundo en el que todas las transacciones financieras se realicen únicamente a través de medios no analógicos: una verdadera sociedad sin efectivo.


Cada vez más, vemos que los bancos tradicionales y el efectivo físico pierden frente a las monedas digitales y las FinTech desafiantes, con crisis sucesivas, en particular la aparición de la pandemia del coronavirus (COVID-19), que aceleran cambios fundamentales en la forma en que manejamos y regulamos el dinero.


“Desde la llegada de Internet, los pagos digitales han sido casi inevitables”, reflexiona Anne Boden, fundadora y directora ejecutiva de Starling Bank. “Desde la introducción del Bankers’ Automated Clearing System (Bacs) en la década de 1960 hasta la actualidad, los pagos digitales han cobrado impulso mientras que el uso de efectivo ha disminuido. “En el lapso de unas pocas décadas, los pagos digitales han pasado de ser raros a una práctica estándar”, continúa. “De hecho, para muchos la pregunta ya no es si debemos usar pagos digitales, sino cómo hacemos que los pagos sean más rápidos, mejores y más seguros”. Por supuesto, tal transformación del panorama financiero tendrá profundas implicaciones para las empresas, la sociedad y el gobierno.


“Con la caída del número de sucursales bancarias y cajeros automáticos (ATM), el acceso al efectivo se está reduciendo”, dice Ewen Fleming, socio asesor de servicios financieros de Johnston Carmichael. “Los pagos digitales son comunes y las numerosas billeteras que existían hace varios años ahora se han consolidado, con el dominio de Apple, Google y PayPal”. “Además, a pesar de las plataformas de pago en línea cada vez más accesibles, el acceso restringido al efectivo aún penaliza a algunos de los más vulnerables de nuestra sociedad”, continúa. "La investigación realizada por Pockit en abril de 2019 estimó que los 1,2 millones de adultos 'no bancarizados' en el Reino Unido pagan una prima promedio de £ 485 para realizar pagos como contratos de gas, electricidad y telefonía móvil en comparación con aquellos con cuentas bancarias que pueden pagar directamente débito."


Para nivelar el campo de juego y atraer a los "no bancarizados", las plataformas de pago digital deben generar confianza con los clientes, lo que incluye abordar las preocupaciones sobre la privacidad de los datos. “Dichas plataformas también deben garantizar la seguridad de sus sistemas, mientras trabajan para aumentar la aceptación por parte de los propietarios de negocios que podrían no solo desconfiar del instrumento, sino también asumir costos adicionales de implementación”, dice Adriano Corrêa, socio de BDO Brasil. “La compatibilidad de los sistemas de pago también es un desafío en una economía global. “Los países pueden tener diferentes legislaciones y estructuras bancarias que presentan obstáculos para algunos tipos de pago sin efectivo, mientras que otros pueden crear su propio sistema de pago nacional, como lo hizo Brasil con el PIX”, continúa. “Algunos sistemas de pago digital, como Bitcoin, son difíciles de regular y pueden presentar un riesgo de soberanía para las naciones, que podrían responder implementando barreras legislativas para su adopción”.


Sin efectivo: pros y contras


La creciente disponibilidad de los sistemas de pago digital, incluidos los pagos entre pares, las billeteras móviles, los dispositivos móviles de punto de venta y las monedas digitales, ofrece una gran cantidad de opciones para empresas y clientes, cada una de las cuales promete transparencia, eficiencia y comodidad. “Los sistemas de pago sin efectivo pueden estimular el crecimiento económico al hacer que los pagos sean más fáciles y convenientes y, por lo tanto, facilitar el consumo”, dice el Sr. Corrêa. “También pueden brindar oportunidades de ahorro de tiempo y costos para las empresas, al reducir la conciliación manual, el conteo y el manejo de efectivo, así como al reducir el costo gubernamental de emitir dinero en efectivo”.


Esencialmente, la digitalización del proceso de pagos es ventajoso porque, en teoría, cualquier persona con un teléfono inteligente puede realizar pagos y compras transfronterizos de manera económica y eficiente. “Desde una perspectiva más macroeconómica, las monedas digitales controladas por un banco central podrían evitar el riesgo de tipo de cambio y la volatilidad de la moneda si se basan en una variedad de monedas”, sugiere Fleming. “Del mismo modo, si cuentan con un respaldo central, las monedas digitales pueden usarse como palancas económicas al igual que las monedas tradicionales. Estos puntos están, por supuesto, por encima de los ahorros de costos obvios de no tener que fabricar monedas y billetes”. Por otro lado, a pesar de todas las ventajas significativas que ofrece la variedad de alternativas de pago digital, un desafío clave radica en su interoperabilidad e integración por parte de las empresas.


En un futuro donde los pagos digitales sean ampliamente aceptados y sean la norma, es posible que los usuarios deban utilizar múltiples servicios, con impactos residuales como una reducción en la utilidad de dichos pagos. “La creciente disponibilidad de los sistemas de pago digitales ofrece una gran cantidad de opciones para empresas y clientes, cada una de las cuales promete transparencia, eficiencia y conveniencia”. “Estos sistemas, por su naturaleza digital, también presentan oportunidades para la minería de datos, lo que podría representar una amenaza para los derechos de privacidad de los usuarios, además de aumentar las posibilidades de ataques cibernéticos, lo que podría conducir a la fuga y explotación de datos”, advierte el Sr. Corrêa. “La regulación incipiente, y a veces insuficiente, también puede dar lugar a malas conductas y abusos por parte de los proveedores de servicios, que no siempre son transparentes sobre cómo monetizan los datos que pasan por sus sistemas”.


Además, existe una creciente preocupación por la influencia de los gigantes tecnológicos, como lo demuestra la intención de Facebook de lanzar su propia plataforma de moneda digital. “Del mismo modo, cuando un banco central no emite ni controla una moneda digital, es posible que no se controle el suministro, lo que a su vez podría conducir a una devaluación y una inflación desenfrenada”, agrega el Sr. Fleming. "Las fluctuaciones recientes de Bitcoin basadas en la inversión de Elon Musk son un buen ejemplo de esta volatilidad".

COVID-19 y los pagos

La aparición de COVID-19 ha interrumpido, en gran medida, la forma en que se transfiere el dinero y cómo se realizan los pagos. En opinión de muchos, en general, la pandemia es un punto de inflexión para la adopción de tecnologías de pago digital. Para la industria de pagos, el COVID-19 y sus consecuencias han proporcionado el ímpetu para superar la inercia del consumidor y crear un apetito global sin precedentes por cambios en la forma en que pagamos.


De acuerdo con el 'Estudio de regreso a los negocios 2021 Outlook: Global Small Business and Consumer Insights', el 78 por ciento de los consumidores globales han ajustado la forma en que pagan los artículos a raíz del impacto de la pandemia en casi todos los aspectos de la vida diaria de las personas en todo el mundo global. “Al igual que las videoconferencias y las compras en línea, el COVID-19 puede haber visto un punto de inflexión en los pagos en línea, incluso con sectores de la sociedad reticentes a la tecnología que se están familiarizando con el pago digital”, cree el Sr. Fleming. “Además, más empresas se están quedando sin efectivo. “Esto es en parte una respuesta al costo creciente del efectivo bancario, pero también es un reflejo de una preocupación, desde el punto de vista de la salud y la seguridad, sobre el manejo regular del dinero en el clima actual”, continúa. “Con los continuos cierres de sucursales, las oficinas de correos son el 'último punto de venta' en muchas ciudades. Sin embargo, los desafíos regulares en relación con la capacidad significan que los otros servicios comunitarios cruciales que realizan a menudo se reducen”.


En opinión de la Sra. Boden, la pandemia ha resaltado la importancia de los pagos digitales y ha acelerado su lugar en el mundo posterior a la pandemia en 10 años. “En el Reino Unido, hemos visto el aumento del límite sin contacto no una, sino dos veces en el transcurso de la pandemia, con un límite actual de 100 libras esterlinas, casi consolidando el valor de los pagos digitales y sin contacto”, afirma. “Dicho esto, si bien damos la bienvenida a los tiempos cambiantes, somos cautelosos para no dejar atrás a las personas. “Para algunas personas vulnerables, los pagos digitales no son una opción”, continúa la Sra. Boden. “El efectivo es todo lo que algunas personas conocen, quizás todo a lo que tienen acceso. Las personas de la sociedad, como las personas con ingresos más bajos y las personas mayores, tienen más probabilidades de verse afectadas negativamente por el cambio a una sociedad sin efectivo”.

Tradicional versus digital

Si bien los bancos tradicionales con sistemas heredados pueden encontrar el proceso de transformación digital como una perspectiva desalentadora, el auge de las monedas digitales, las soluciones de pago FinTech y similares significa que las instituciones financieras (FI) deben reevaluar cómo hacer que sus servicios sean compatibles con un mundo cada vez más digital. “La responsabilidad de responder a las monedas digitales y las soluciones FinTech recae en los bancos centrales, no en las IF individuales”, afirma el Sr. Fleming. “Existe el riesgo de que las monedas digitales respaldadas por el estado puedan significar que los depósitos se mantengan directamente en un banco central, pero también pueden abrirse oportunidades descentralizadas.


Visa ha presentado un conjunto de interfaces de programas de aplicaciones (API) que podrían convertir a los bancos tradicionales en intercambios de criptomonedas. “Si los bancos deciden que esto encaja con su estrategia, entonces sus bolsillos profundos podrían prevalecer”, continúa. “Cada vez está más claro que los bancos no consideran eficiente continuar brindando efectivo y servicios transaccionales, sin embargo, es posible que la desagregación vuelva a atormentarlos. Muchas FinTech, como Monzo, Revolut y Cashplus, comenzaron como alternativas de transacción, pero desde entonces se han convertido en bancos. Estas instituciones ahora son alternativas viables para que los clientes que tienen una cuenta secundaria soliciten productos rentables como los préstamos no garantizados”.


Digitalización con cuidado


Se prevé que el mercado de pagos digitales crezca a una tasa de crecimiento anual compuesto del 13,7 % entre 2021 y 2026, según ReportLinker, una demanda impulsada por una mayor comodidad, políticas gubernamentales favorables y un comportamiento del consumidor en evolución, así como por la interrupción del COVID-19.


Además, se espera que los pagos realizados solo a través de dispositivos móviles superen los 2 billones de dólares en todo el mundo para 2023. “El uso de efectivo ha estado en declive desde hace algún tiempo, pero creo que la pandemia ha sido una especie de punto de inflexión, a favor de un futuro sin efectivo”, afirma el Sr. Fleming. “Los estados y los bancos centrales tomarán el control de la moneda digital para proteger la oferta monetaria, pero el anuncio de Facebook, en el verano de 2019, de que lanzaría su propia moneda digital fue una llamada de atención para los reguladores. "China y Suecia están bien encaminados para producir su propia moneda digital, con Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), favoreciendo la suya a partir de 2025", agrega. “La prueba de identificación sigue siendo uno de los mayores obstáculos para abrir una cuenta bancaria tradicional y eso no cambiaría por una versión digital.


Por lo tanto, se debe hacer un esfuerzo para crear una utilidad universal para la verificación de identidad a fin de reducir aún más las barreras para cualquier persona que desee abrir una cuenta bancaria”. Hoy en día, si bien la innovación tecnológica permite que las transacciones financieras se realicen en computadoras y dispositivos móviles de manera tan fluida que ahora se da por sentado, en el futuro, aún se debe tener precaución. “En un mundo pospandémico, es probable que los pagos digitales se vuelvan cada vez más populares y ampliamente utilizados”, opina la Sra. Boden. “Sin embargo, en nuestro afán por ganar dinero cada vez más rápido y mejor, debemos tener cuidado de no excluir a las personas más vulnerables que nos rodean”.


© Financier Worldwide

3 views