top of page
  • Jaime González Gasque

La biometría al rescate: ayudar a las democracias a construir elecciones en las que se pueda confiar


Los datos muestran que el número de democracias en el mundo se está reduciendo. Muchos países están luchando en un camino precario entre la democracia y la autocracia, mientras que en las democracias occidentales establecidas desde hace mucho tiempo, los temores sobre la negación de los resultados de las elecciones son cada vez más frecuentes. Construir elecciones confiables requiere una serie de acciones políticas y sociales firmes. Pero en muchos casos, la tecnología biométrica puede ser un gran paso adelante para ayudar a asegurar procesos de votación más creíbles y confiables.


Los datos muestran que el número de democracias en el mundo se está reduciendo. Muchos países están luchando en un camino precario entre la democracia y la autocracia, mientras que en las democracias occidentales establecidas desde hace mucho tiempo, los temores sobre la negación de los resultados de las elecciones son cada vez más frecuentes. Construir elecciones confiables requiere una serie de acciones políticas y sociales firmes. Pero en muchos casos, la tecnología biométrica puede ser un gran paso adelante para ayudar a asegurar procesos de votación más creíbles y confiables.


La mayoría de los países del mundo son democracias y miles de millones de personas disfrutan de derechos democráticos básicos: el derecho al voto, por ejemplo, o la libertad de expresión y opinión. Sin duda, la democracia representa un gran éxito para la humanidad. Pero si miramos hacia atrás al mundo hace tan solo 200 años, cuando los revolucionarios franceses acababan de tomar la Bastilla clamando por libertad, igualdad y fraternidad, las cosas eran bastante diferentes. Los regímenes democráticos modernos, tal como los conocemos hoy, todavía estaban en pañales, y casi toda la población mundial carecía de derechos democráticos.


¿Cuántos países democráticos hay?


No existe una forma sencilla de definir lo que constituye una democracia y contar el número real de países democráticos en el mundo. Sin embargo, Our World in Data, un proyecto supervisado por la Universidad de Oxford, evalúa que, según las clasificaciones académicas, en 2021 alrededor del 60% de los países del mundo eran democracias.

Fuente: Nuestro mundo en datos. Recuperado en noviembre de 2022.

¿Se está volviendo el mundo menos democrático?


Si llega a la conclusión de que vivimos en un planeta (en su mayoría) democrático, lamentablemente se equivoca. En realidad, el número total de personas a las que no se les otorgan derechos democráticos es más alto que nunca, simplemente porque la población mundial crece más rápido que la democracia. Los caminos de la democracia son complejos y discontinuos. Túnez, por ejemplo, se convirtió en un país democrático en 2012 y ha sido ampliamente considerado como el único modelo democrático exitoso que surgió de la Primavera Árabe: la ola de protestas a favor de la democracia que tuvo lugar en el Medio Oriente y África del Norte en el 2010s. Sin embargo, ahora en 2022, la interminable lucha por el poder entre el presidente del país y su parlamento ha puesto a la democracia de Túnez bajo una gran presión.


“Hoy, el número total de personas a las que no se les otorgan derechos democráticos es más alto que nunca, simplemente porque la población mundial crece más rápido que la democracia se propaga”.


India es la democracia más grande del mundo con una población de casi 1.400 millones de personas. Dado su tamaño, la democratización del país en la década de 1950 trajo derechos civiles a una gran parte de la población mundial. Sin embargo, en 2019, el Instituto V-Dem, un instituto de investigación independiente con sede en Suecia, clasificó a India como una “autocracia electoral”. Y ahora muchos observadores se preguntan cuál será el futuro de la democracia en la India.


E incluso en países con instituciones democráticas establecidas desde hace mucho tiempo, las fuerzas internas han comenzado a explotar las deficiencias del sistema, poniendo en juego la democracia misma. En los Estados Unidos, tras la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020, el entonces titular Donald Trump promovió numerosas afirmaciones falsas afirmando que le robaron la presidencia mediante máquinas de votación manipuladas y fraude electoral. Sus esfuerzos por anular las elecciones de 2020 culminaron en lo que ahora se considera el día más oscuro para la democracia en EE. UU.: el ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021.


La sospecha de que los partidos negarían los resultados electorales también ha ensombrecido las últimas elecciones a realizarse en 2022: las elecciones presidenciales en Brasil y las elecciones intermedias en Estados Unidos. Entonces, cuando miramos hacia el futuro, la democracia no parece universal e inevitable. En cambio, parece una conquista frágil para ser nutrida y protegida.

Muchas cosas hacen que un país sea una democracia, entre las que se encuentran las elecciones confiables.


Cada democracia es única y funciona de diferentes maneras. El sistema político de cada país democrático se basa en procesos que han sido construidos por su propio pueblo durante décadas o incluso siglos. Sin embargo, en el centro de toda democracia hay un hecho inmutable: que el pueblo participa en la toma de decisiones. Esto se puede hacer directamente en lo que se llama una democracia directa o, más comúnmente, a través de elecciones donde la gente elige representantes para tomar decisiones en su nombre.

“Las elecciones confiables son la base de cualquier otro proceso democrático. Si los ciudadanos no confían en el proceso electoral, probablemente no confiarán en nada más que venga del gobierno”.


Las elecciones confiables son la base de cualquier otro proceso democrático. Si los ciudadanos no confían en el proceso electoral, probablemente no confiarán en nada más que provenga del gobierno. Las disputas cada vez más frecuentes sobre la aceptación de los resultados de las elecciones y las denuncias de fraude electoral sugieren que la confianza está en el centro de la democracia. Esto significa que las elecciones no solo deben ser justas y equitativas; también necesitan ser percibidos como dignos de confianza por el público. Es un desafío difícil en el que todas las democracias, desde las más jóvenes hasta las más consolidadas, parecen estar ahora involucradas. Entonces, ¿puede ayudar la tecnología?


¿Por qué son tan importantes los registros de votantes?


El registro de votantes es uno de los aspectos más delicados y, al mismo tiempo, más cuestionados de las elecciones. Los padrones electorales defectuosos, con nombres duplicados, desactualizados o faltantes, abren la posibilidad de manipulación y socavan la confianza que los ciudadanos tienen en todo el proceso electoral democrático. Esta falla no solo puede ser utilizada por los partidos políticos para atacar y poner en duda los resultados, sino que el hecho de no registrar correctamente a los votantes también puede privar genuinamente a muchos ciudadanos de su derecho al voto, afectando la verdadera equidad del resultado.


Por lo tanto, para ser una democracia sólida, es esencial contar con procesos sólidos de registro de votantes.


Cuando la biometría ha ayudado. Construcción de registros de votantes más confiables en Bangladesh.


Construir elecciones confiables es un proceso político y social a largo plazo que no ocurre de la noche a la mañana. Pero a veces la tecnología puede ayudar.


A principios de este siglo, muchos países del mundo comenzaron a depender de la biometría para compilar registros de votantes sólidos. Esto ayudó a los gobiernos a superar crisis políticas o consolidar nuevas instituciones democráticas y, en otros casos, simplemente aceleró el proceso de votación.


Un ejemplo de este tipo proviene de Bangladesh: era 2007 y las elecciones parlamentarias acababan de posponerse. La decisión se tomó después de semanas de creciente violencia política. De hecho, una alianza de partidos había prometido boicotear las elecciones, siendo una de las principales razones la mala calidad de las listas de votantes. La lista contenía más de 14 millones de errores y nombres falsos, lo cual es un número extraordinario dado que el país tenía alrededor de 80 millones de votantes en total en ese momento. Impulsada por la presión política que exigía elecciones más confiables, la comisión electoral decidió utilizar la biometría para compilar registros de votantes nuevos y más consistentes. El registro biométrico de votantes, a menudo llamado BVR, es de hecho uno de los usos más comunes de la biometría en las elecciones. Los datos biométricos de cada votante elegible se capturan mediante kits de registro biométrico y se almacenan en los registros junto con otra información biográfica y personal. Esto facilita la detección de nombres duplicados y mantiene los registros limpios y consistentes.


¿Qué datos se recopilan a través del Registro Biométrico de Votantes?


Algunos países recopilan solo fotos (India, Pakistán y Afganistán, por ejemplo), mientras que otros solo recopilan escaneos de huellas dactilares. Muchos países recogen ambos, como México, Nigeria y Mozambique. Brasil va más allá al recolectar también firmas.


El tiempo fue trascendental. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se asoció con la Comisión Electoral de Bangladesh para asegurar los recursos necesarios para el ambicioso proyecto. Se distribuyeron más de 1000 cámaras web y escáneres de huellas dactilares en todo el país, y en solo 11 meses la comisión registró 80,5 millones de votantes. Fue un éxito.


Al año siguiente, en diciembre de 2008, se celebraron las elecciones parlamentarias pospuestas de Bangladesh. Los observadores del Instituto Republicano Internacional, una organización sin fines de lucro con sede en EE. UU. que trabaja en el avance de la democracia en todo el mundo, evaluaron que fue la “mejor elección en la historia del país”.


“Observadores del Instituto Republicano Internacional evaluaron que las elecciones de Bangladesh basadas en el Registro Biométrico de Votantes fueron las ‘mejores elecciones en la historia del país’”.


La identificación biométrica de votantes en Ghana condujo a la mayor participación en la historia


Como se vio en Bangladesh, la tecnología biométrica puede ayudar a resolver una crisis política aguda al asegurar el registro de votantes de manera precisa y confiable. Muchos otros países están comenzando a depender de la biometría para compilar las listas electorales, especialmente en países donde los ciudadanos no tienen documentos de identificación confiables o los registros de población están mal hechos y no son lo suficientemente confiables como para extraer información de los votantes.


La biometría también se puede adoptar durante el día de las elecciones para identificar a los votantes en los colegios electorales, evitando así el fraude, el robo de identidad y la votación múltiple. Ghana, por ejemplo, decidió utilizar la biometría en sus elecciones de 2020 para compilar los registros de votantes e identificar a los votantes ese día.


Según el Instituto para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA), el 33% de los 177 países encuestados capturan datos biométricos como parte de su proceso de registro de votantes, mientras que el 30% utiliza información biométrica para identificar a los votantes en los colegios electorales.


Por lo general, la identificación biométrica de votantes implica una verificación manual, como cuando un trabajador electoral compara la apariencia de un votante con una fotografía en una lista de votantes. Solo el 9% de los países encuestados utiliza un sistema de identificación biométrica electrónica, en el que una computadora verifica la identidad del votante.



0 views
bottom of page